La importancia de la atención temprana en bebés prematuros

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros en el mundo y casi un millón no consiguen sobrevivir. Los nacimientos prematuros son la primera causa de muerte neonatal y la segunda en los niños menores de 5 años.

Cada 17 de noviembre desde el año 2009 se celebra el Día Mundial del Niño Prematuro, una fecha con la que se pretende llamar la atención sobre las cifras de nacimientos prematuros y las secuelas a las que se enfrentan los bebés prematuros, en muchos casos, de por vida.  

En España un 7% de los nacimientos se producen de forma prematura, cifra que no para de aumentar en los últimos años.

¿Cuándo un bebé es prematuro?

Se considera que un bebé es prematuro cuando nace antes de completar 37 semanas de gestación.

  • Prematuros extremos: menos de 28 semanas
  • Muy prematuros: entre 28 y 32 semanas
  • Prematuros moderados a tardíos: de 32 a 37 semanas

Cuanto más prematuro es el nacimiento, menos preparado está el organismo del bebé para enfrentarse al mundo exterior y mayores pueden ser las secuelas en el futuro.

¿Qué consecuencias tiene para un bebé nacer de forma prematura?

Un nacimiento prematuro interrumpe los procesos de desarrollo normales del neonato, como la maduración de los órganos sensitivos, los procesos de migración neuronal, muerte celular y mielinización, que se lleven a cabo en las condiciones propias del ambiente uterino de oscuridad, silencio y postura adecuada.

Los bebés prematuros presentan dificultades para alimentarse y respirar, son muy sensibles a las infecciones y corren un gran riesgo de sufrir hemorragias cerebrales. Además, pueden presentar problemas visuales y auditivos, dificultades de aprendizaje o diversos tipos de discapacidad para toda la vida.

La importancia de la atención temprana

Un bebé prematuro ha tenido menos tiempo para el desarrollar su sistema nervioso en un entorno controlado. Es más vulnerable a los estímulos sensoriales de exposición continua, ya que no está neurológicamente preparado para integrarse a la sobrecarga sensorial que supone el nacimiento.

La estimulación temprana es muy beneficiosa para favorecer su correcto desarrollo, tanto físico como cognitivo.

En la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos abordamos el tratamiento de los bebés prematuros desde un punto de vista interdisciplinar y con un tratamiento diseñado para cada caso concreto.

Nuestro equipo de fisioterapia trabaja el desarrollo motor de los bebés, con el objetivo de alcanzar los ítems que le pertenecen a la edad que tiene. Además de las sesiones presenciales en la Clínica, es muy importante el trabajo de las familias en casa, siguiendo las pautas y actividades que se entregan para que el bebé se siga desarrollando en el hogar, como masajes u otras terapias indicadas según las necesidades de cada niño.

Desde el área de terapia ocupacional se trabaja para crear un espacio de aprendizaje conjunto, en el que bebés y familias realizan de forma segura diferentes actividades enfocadas a la mejora de la integración sensorial, el neurodesarrollo y la psicomotricidad del pequeño. Algunas de las prácticas más comunes son los masajes, trabajo con texturas, contrastes, música, diferentes posicionamientos para conseguir correcta coordinación, etc.

Si necesitas asesoramiento más detallado sobre este tema, ponte en contacto con la Clínica en:

  • Teléfono: 91 488 89 28
  • Whatsapp: 692 65 96 36
  • Correo electrónico: clinica.citas@urjc.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s