Estrés Post Traumático y Covid-19

Últimamente escuchamos en muchos sitios que la pandemia que estamos viviendo por la Covid-19 y el confinamiento al que nos hemos sometido en los últimos meses provocarán un trastorno de estrés post traumático en muchas personas. Pero…

¿Qué es el estrés post traumático?

Se trata de una respuesta de estrés que tienen algunas personas cuando han vivido uno o varios sucesos impactantes a nivel emocional, por ejemplo, cuando una persona ha vivido situaciones en las que ha visto peligrar su vida o la de sus seres queridos, como un accidente, una agresión física, etc. También puede darse ante sucesos como la enfermedad o muerte inesperada de un ser querido.

Casi todos hemos estado expuestos durante el confinamiento a grandes cantidades de estrés, además, prolongado en el tiempo. Muchas personas, han sufrido y vivido este peligro de manera más o menos directa, en función de su situación particular. Y el resto, aunque no hayamos experimentado directamente situaciones de peligro real en nuestro entorno, sí hemos sido observadores del contexto de peligrosidad y excepcionalidad que se estaba viviendo. Lo que, desde luego, sí hemos experimentado todos ha sido el estrés de estar confinados por un tiempo que parecía ilimitado.

El personal sanitario se ha enfrentado directamente al virus y ha soportado una sobrecarga enorme de trabajo, por lo que ha estado sometido a altos niveles de estrés. Esta situación se repite, en mayor o menor medida, en el caso de otros profesionales que han tenido que vivir en primera línea los momentos más duros de la crisis sanitaria: fuerzas de seguridad, transportistas, personal de supermercados o personal de limpieza, etc.

El estrés también ha sido especialmente importante para aquellas personas que han estado confinadas en viviendas muy pequeñas o personas que viven solas y que no han podido tener contacto con sus seres queridos. También ha sido muy difícil para personas con relaciones familiares problemáticas o que ya estaban deterioradas antes del confinamiento. Tener que convivir 24 horas seguidas con las mismas personas ha dificultado aún más las relaciones intrafamiliares de muchos hogares durante este periodo.

Cabe destacar una situación nunca antes vivida en nuestro país, como ha sido la imposibilidad de acompañar y despedir a nuestros seres queridos en sus últimos momentos. En los últimos meses han aumentado los duelos patológicos y no resueltos por no haber podido despedir a las personas más allegadas que fallecían con los rituales habituales (tanatorio, funeral…).

Estos son solo algunos ejemplos del estrés al que hemos estado expuestos gran parte de la población.

¿Qué consecuencias tiene en nuestra salud?

Para algunas personas esta situación puede tener consecuencias a nivel emocional, psicológico e incluso físico. Normalmente, con el tiempo el miedo y el estrés desaparecen, aunque algunas personas pueden desarrollar un trastorno de estrés postraumático. Esto dependerá de la intensidad de las situaciones vividas, de la vulnerabilidad que tenga cada uno y de los recursos o estrategias de afrontamiento que desarrollemos para enfrentar las situaciones de emergencia y peligro.

Por este motivo, vemos reacciones muy diferentes entre la población y, aunque a todos nos haya afectado la situación en mayor o menor medida al estado de ánimo, a la  motivación, etc. solo un porcentaje requerirá tratamiento especializado.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Volver a experimentar las sensaciones del momento traumático por medio de pesadillas, flashbacks o pensamientos aterradores cuando algo nos lo recuerda
  • Evitar lugares, situaciones o personas que nos recuerdan al evento traumático.
  • Permanecer nervioso y en un estado de alerta, tener dificultad para dormir o ataques de ira.
  • Síntomas cognitivos y del estado de ánimo como problemas para recordar detalles del evento traumático, pensamientos negativos y sensación de culpa, problemas de concentración, apatía o desinterés.

¿Cuándo buscar ayuda?

Si los síntomas se alargan en el tiempo, causan una gran angustia o interfieren con la vida laboral o personal de una persona, hay que pensar en recurrir a un profesional especializado.

Si la persona continúa experimentando los síntomas pasados uno o dos meses de la situación peligrosa, presenta un estado ánimo fluctuante y rehúye las actividades con las que antes disfrutaba, debería buscar ayuda especializada. Un psicólogo especialista en traumas puede ayudarle a superar esta situación.

Si tú o alguien de tu entorno estáis viviendo una situación como esta y necesitas asesoramiento más detallado, puedes contactar con nuestro equipo de psicología:

  • Teléfono: 91 488 89 28
  • Whatsapp: 692 65 96 36
  • Correo electrónico: citas@urjc.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s