¿Ansiedad? ¿Estrés?

¿SABEMOS QUÉ ES LA ANSIEDAD Y CÓMO DETECTAR SEÑALES DE ESTRÉS?

child-sitting-1816400_1920

Oímos hablar mucho de la ansiedad pero… ¿sabemos realmente qué es?

La ansiedad es una respuesta natural e innata que tiene nuestro organismo para avisarnos de una amenaza o reto y nos pone en alerta para reaccionar y salvarnos de ese peligro. Es un fenómeno que experimentamos todas las personas y, en condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación a nuestro entorno. El objetivo de la ansiedad es movilizar al cuerpo ante situaciones amenazantes o preocupantes, con el fin de que pongamos en marcha las estrategias necesarias para evitar este riesgo, asumirlo o afrontarlo de manera adecuada.

Podríamos decir que la ansiedad es una respuesta al peligro o amenaza, con el propósito de protegernos, pero siempre que esta respuesta sea proporcionada a aquello que la desencadena. Así, la ansiedad inmediata o a corto plazo (llamada respuesta de lucha-huida) se dirige a combatir el peligro o escapar de él con la intención de salvaguardar nuestra vida. Para nuestros antepasados, era vital que cuando se enfrentaban a algún peligro, ocurriera una respuesta automática (aumentar el latido cardiaco, aumentar la respiración, la tensión en los músculos, etc.) que les hiciera realizar una acción inmediata (atacar o huir) para salvarse.

pedestrians-400811_1920

Hoy en día, la ansiedad también es un mecanismo necesario. Es lo que se llama ansiedad adaptativa. Esta ansiedad nos sirve para acordarnos de mirar a un lado y a otro antes de cruzar la calle. Si al cruzar la calle un coche acelera tocando la bocina, experimentar ansiedad (aumento del latido cardiaco o de la respiración) que nos haga reaccionar y huir del peligro, hace que podamos protegernos de ser atropellados.

En conclusión, la ansiedad es una respuesta que siempre se va a producir en nosotros, ya que desde nuestros antepasados ha permitido al ser humano adaptarse a su medio.

El problema surge cuando mi cuerpo responde con la misma intensidad a pesar de no haber una amenaza (presentarse a un examen, estar tecleando mi ordenador en el trabajo, estando en casa solo, viajando) o si la hay, no está justificada con la intensidad del peligro.

Cuando la ansiedad supera unos límites, se convierte en un problema de salud, generando malestar e interfiriendo en las actividades de la vida cotidiana; familiares, sociales, laborales o intelectuales.

Existen tres fases en la respuesta de ansiedad o estrés: fase de alarma, resistencia y agotamiento. La fase de alarma nos ayuda a responder de manera inmediata al estresor presente, mientras que la fase de agotamiento se da cuando el estresor perdura de manera prolongada en el tiempo. Es la fase más perjudicial para nuestra salud, ya que si permanecemos en ella demasiado tiempo, el organismo no tiene tiempo para recuperarse y puede empezar a emitir señales de enfermedad fisca o psicológica; por ejemplo enlazamos unas gripes con otras, estamos todo el día cansados, irritabilidad…

Por lo tanto, lo peligroso no es sentir ansiedad o estrés, todos tenemos en la vida estresores, lo perjudicial es que nuestro cuerpo esté en respuesta de estrés, sin descansos, demasiado tiempo.

¿CUÁNDO CONSULTAR A UN ESPECIALISTA?

portrait-1634421_1920

Cuando la ansiedad nos invade con una reacción desproporcionada en intensidad, frecuencia o duración, a la situación que está sucediendo. Podemos aprender técnicas para reducirla y conseguir que baje a un nivel más saludable. En el momento que esa reacción interfiera en tu vida cotidiana, en tu trabajo, en tus relaciones familiares y sociales, en tu disfrute y bienestar diario, sería adecuado que buscáramos ayuda psicológica para aprender a afrontar los síntomas de ansiedad sin que entorpezcan el día a día.

ESTRÉS LABORAL

work-2005640_1920

El área laboral suele resultar importante para el bienestar emocional de las personas por lo que puede afectar de manera significativa en la calidad de vida interfiriendo con otras áreas como la personal o social. Un alto porcentaje de la población está teniendo niveles de estrés laboral elevados y mantenido en el tiempo, lo que resulta preocupante.

Multitud de variables pueden estar relacionadas con esta problemática como por ejemplo la autoexigencia o baja autoestima, inadecuada gestión del tiempo… Pero también existen factores externos a la persona como los implícitos a los puestos de trabajo que desempeñamos, por ejemplo, contenido de las funciones, urgencia de la tarea, supervisión de la tarea, jornada de trabajo, espacio físico…entre otras.

Resulta importante reconocer las señales de estrés laboral para poder modificar la problemática y reducir, en la medida de lo posible, los síntomas.

Puedes escuchar la entrevista que realizó nuestra psicóloga en Onda Fuenlabrada sobre este tema

Si necesitas ayuda puedes pedir información en:

CONTACTO

CITA PREVIA
Teléfono: 91 488 89 28
Whatsapp: 692 65 96 36
Correo electrónico: clinica.citas@urjc.es 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s