¿CUÁNTOS REGALOS DEBEMOS HACER A LOS NIÑOS EN NAVIDAD?

¿CUÁNTOS REGALOS DEBEMOS HACER A LOS NIÑOS EN NAVIDAD?

christmas-2975401_1920

Marina Muñoz Oñate, alumna de prácticas del Grado de Psicología, desde el Área de Psicología de la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos.

En el momento en el que vivimos, los niños/as se encuentran sobresaturados de información a través de las nuevas tecnologías, los aparatos electrónicos o la tendencia consumista que estamos experimentando. Al mismo tiempo existe una creencia generalizada por parte de los padres de que como en el momento actual hay disponibles muchos más recursos que en épocas anteriores, tienen el deber de dar a sus niños lo que ellos no pudieron tener ni disfrutar. Esto unido a la existencia de familias monoparentales, las familias ahora son cada vez más reducidas, y por lo general, tienen solamente un hijo/a, hace que los padres actuales quieran darle a los hijos todo lo que puedan y más.

christmas-1931180_1920

Cuando llega la Navidad los niños/as suelen recibir regalos tanto el 24 de diciembre cuándo llega Papá Noel; celebración que en su origen siempre se ha considerado más americana y también en la celebración de los Reyes Magos qué se considera más española. Ente estas dos fechas, y viniendo estos regalos por parte de toda la familia (padres, tíos, abuelos, etc) los niños/as reciben multitud de regalos, probablemente unos 20 o 30 aproximadamente, y hay familias en las que este número de regalos puede aumentar, conllevando con ello una gran suma de dinero que muchas familias no se pueden permitir.

christmas-tree-1110949_1920

Cuando se les pregunta a los padres por qué lo hacen aseguran que ellos son capaces de hacer todo lo que haga falta por ver feliz ese día tan especial y tan entrañable a su hijo/a. De lo que no se dan cuenta, es que con este tipo de comportamiento lo único que están haciendo es perjudicar a su pequeño/a, ya que la saturación de regalos lo único que consigue es no fomentar en el niño/a su capacidad y el valor de compartir con otros niños. No le educa en el valor que realmente tienen las cosas, ni tampoco el valor de la festividad de la Navidad en sí, es decir, compartir tiempo con la familia realizando actividades y juegos todos juntos.

Por otro lado, esta saturación les hace perder interés por los juguetes que se le acaban de regalar y por los que ya tenían anteriormente y tampoco les ha dado tiempo a utilizar ni disfrutar. Como sabemos los psicólogos, la atención es limitada y no puede abarcar demasiados estímulos a la vez, por lo que no pueden atender a todos los juguetes que tienen a su alrededor en ese instante.

christmas-314377_1280

Los niños/as se sienten vacíos, porque no son capaces de “digerir tal atracón de regalos” entonces estos juguetes pierden el valor como reforzador. Si les saturamos con todos los juguetes que ellos piden, éstos pierden su valor reforzante, porque aprenden que no tiene que realizar una conducta positiva para conseguirlos y al tener todo, creen que no tienen que esforzarse más.

Lo peor de regalar demasiadas cosas a los niños/as es que esto les hace perder la ilusión. Los adultos les preguntamos qué quieren pedir en la carta a los Reyes, y su respuesta es: No sé. Porque tienen la sensación de tener ya todo lo que quieren y desean. Esto se puede explicar psicológicamente mediante el concepto de tolerancia. Los niños/as cuando tienen muchos juguetes o regalos necesitan aumentar la cantidad de los mismos para sentirse satisfechos, y esto no es beneficioso porque pueden desarrollar poca tolerancia a la frustración y convertirse en pequeños tiranos para sus padres.

¿Cómo podemos resolver este problema?

La regla de los cuatro regalos a los niños/as en Navidad:

Esta regla que tiene fundamento psicológico, postula que, el número perfecto de regalos con los que obsequiar a los niños/as durante las festividades navideñas son cuatro por niño. Son los siguientes:

1. El juguete que realmente les gusta. (Alguno de todos los que han pedido en la carta que ellos mismos han escrito a los Reyes Magos, sólo uno)

2. Algo que sea útil en su día a día (estuche, mochila…)

3. Un libro o cuento. (Dependiendo de la edad del niño)

4. Una prenda de vestir.

Se trata de apostar por la calidad frente a la cantidad. Por lo tanto, si usted esta Navidad decide comprarle pocas cosas a su hijo/a, por motivos económicos, falta de tiempo o porque no cree en el consumismo…No se sienta mal por ello! ¡Realmente le está haciendo un gran favor!

¡Felices Fiestas en familia!

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Maribel dice:

    Muy interesante!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s