Halloween con niñ@s

HALLOWEEN CON NIÑ@S

Área de Terapia Ocupacional de la Clínica Universitaria de la URJC. La festividad de Halloween está a punto de llegar, eso significa que los caramelos, disfraces, decoraciones tétricas y espeluznantes llegarán a nuestra ciudad para dar la bienvenida a la noche de brujas y calabazas. Hay muchos niños que planifican la fiesta, la organizan, se acuerdan del Halloween de años anteriores, eligen su disfraz, si llevarán maquillaje, etc.  Hay otros que no disfrutan tanto, a continuación repasamos algunas cuestiones que quizás os ayuden a comprender porqué puede que suceda esto… ¿Tiene tu hijo/hija, o conocido, alguna dificultad que le provoque participar a nivel sensorial, cognitivo, social, o incluso físico, de dichas actividades? Desde el Área de Terapia Ocupacional queremos dar diversos consejos ante las dudas que pueden aparecer.

0-4071

  • A mi hija/o no le gusta disfrazarse.

Las actividades de Halloween, como ir a una fiesta, pedir caramelos, realizar comidas referidas a esta fiesta, etc., no tienen por qué incluir un disfraz, preguntar al niño/niña de qué quiere ir, cómo van el resto de sus amigos, y si hay algún plan al que quiere ir en especial. Preguntar cómo tiene pensado ir es una manera de trabajar la adaptación a una actividad según unas reglas y normas grupales ya que, ¿en Navidad se va en ropa de calle?

  • Mi hijo/a llora cuando quiero maquillarla

Existe un alto porcentaje de niños que tienen dificultades de procesamiento sensorial, es decir, niños a los que les molesta en exceso cualquier sensación que consideran “extraña” sobre todo en la cara con el maquillaje y por eso no les gusta o incomoda. Existen dos formas de ayudar a que el niño o la niña se vayan sintiendo a gusto con el maquillaje:

  1. No hay que obligar, hay que proponer si quiere llevar “otra decoración” en la cara, por ejemplo, una máscara, ya que es una opción que por propia libertad se puede quitar y no se mancha, o ponerse una pegatina que siga el hilo del disfraz y que no le sea muy impactante a nivel sensorial.
  2. Si lo anterior no funciona, se le propone no llevar nada en la cara y utilizar un disfraz que no exija llevar maquillaje ni máscaras. Llevar maquillaje y máscara no dice que sea un buen disfraz. ¡Seguro que va a ir genial!

Esto puede pasar con otras sensaciones, como las luces u objetos decorativos, el que evita tocar cosas porque le dan “mucha grima”, incluso el que ponerse un disfraz de algún tipo de tela le pueda producir ansiedad, nerviosismo o que esté irritable. En otra noticia hablaremos con más detalle de cómo entender estas conductas.

  • Miedo, le dan mucho miedo los monstruos ¿es bueno que participe o mejor que no?

Lo primero que hay que preguntarse es, ¿es un miedo de siempre?, o ¿es un miedo que ha aparecido de repente?, como también es un miedo que tiene su lógica o no la tiene. Cualquiera de las opciones habrá que ver cuánto le provoca dificultades para ir a una fiesta de Halloween o ir a pedir caramelos, ya que muchas veces esos miedos con ayuda de un amigo (viendo que en realidad no existe ningún peligro ante esos monstruos) o hablando con los padres (y que los propios padres se acercan al monstruo y lo tratan como un amigo, o hace que el niño se ría de él) puede hacer que ese miedo baje y que tenga ganas de participar. Si no es así, en un principio es mejor la compañía de alguien con quién se sienta seguro. Posteriormente, es recomendable que sea por propia voluntad del niño que haga otras cosas como jugar con sus amigos, comer, reírse, hablar, etc., alguna actividad que le provoque olvidarse de ese miedo y explore otras emociones.

  • ¿Por qué no nos llaman la atención alimentos negros y naranjas salvo en esta fiesta?

El contexto de la fiesta de Halloween es de ocio y diversión, durante estas actividades cuando aparece el placer por el hacer. ¿Eso qué quiere decir? Cuando no esperamos nada de la actividad, es decir, obtener una nota, que me den la enhorabuena por los deberes, que me tome una chuchería por lo bien que lo he hecho, etc., buscamos indagar, explorar, inventar, hacer más cosas, y la creatividad sale para inundar toda la actividad. Por eso hacemos otras cosas que en otro contexto, por ejemplo durante la semana, no lo haríamos porque la rutina está enfocada en ir al colegio o ir a trabajar, mientras que al ser una fiesta de Halloween, buscamos pasárnoslo bien y hacer cosas nuevas para disfrutar mucho más. ¡Dejar que salgan todas las ganas de hacer por hacer!

  • Halloween no es algo de nuestra cultura, debo fomentarlo o debo prohibir que participe.

Los padres se tienen que hacer estas preguntas, y tener estos miedos con tal de fomentar un entorno de valores, creencias y normas; ¿es malo para mi hijo? ¿Es un juego o es una actividad que pueda generalizar al día a día? ¿Lo que va a hacer en Halloween lo va a hacer a lo largo de todo el año? ¿Lo hacen otros amigos suyos como algo divertido?

Muchas veces se busca que el niño o la niña se adapten a actividades que los padres creen que son buenas para ellos, y luego el comportamiento de los padres no se adapta a actividades que le pueden gustar a su niño o niña, y que lo realizan para divertirse.

  • Mi hijo quiere irse con sus amigos al portal de casa a hacer truco o trato

Si su hijo o hija busca una independencia en las actividades sociales, dentro de un entorno seguro y controlado, es recomendable que explore dicha independencia para que fortalezca su seguridad y autoestima. Si en las actividades que son para divertirse, en su tiempo libre, de fiesta, no fortalece su seguridad o su autoestima, en actividades escolares puede que tampoco lo haga. ¡Es una manera fantástica en que crea en sí mismo/misma! Pactar unas normas, hora de inicio de la actividad, hora de finalización y qué se espera de él/ella por parte vuestra.

  • Le cuesta mucho organizar fiestas.

Sentarle a hablar sobre el tema de organizar las fiestas de Halloween. Los puntos importantes que pueden ayudarte;

  1. “¿Qué quieres hacer el día de Halloween?” Esta pregunta busca saber si tiene algo planeado su hijo/hija, ya que de esta manera entendemos sus prioridades y necesidades.
  2. “¿Con quién lo quieres pasar?” Esta pregunta busca saber si se encuentra a gusto con sus relaciones sociales y si se implica con sus amigos.
  3. “¿Qué van a hacer tus amigos?” Se puede comparar, por medio de esta pregunta, con el resto de sus amigos y averiguar de una manera indirecta si tiene problemas con sus amigos. Si es así, es preferible no presionarle a que lo cuente, hacerle ver que puede contar con vosotros.
  4. “¿Te apetece hacer una fiesta?” Ir viendo paso por paso los siguientes puntos: Quiénes va a invitar, cuándo, dónde y cómo (aquí es esencial que vaya diciendo la comida que pueden ir poniendo, cómo la consiguen, si hay que cocinar que ayude el niño/niña, que juegos se van a hacer, decoración, si se van a contar historias de miedo, etc.

Lo importante es trabajar que vaya diciendo paso por paso lo que hay que hacer para que finalmente se llegue a la meta final. Es esencial que al final entienda que para llegar a una meta hay que seguir unos pasos, para que pueda planificar todo lo que tiene que hacer para que salga bien, contando con la ayuda de sus padres.

Es recomendable también entender la división de los tiempos, ya que puede ser que actividades crea que van a durar más tiempo que otras, y eso puede modificar la planificación. Esto da señales sobre cómo percibe el ritmo con el que hace las actividades que tienen un significado especial para él; es un signo de alarma para posibles dificultades que tenga en el colegio, o haciendo los deberes, como un obstáculo que encuentre al realizar dichas actividades.

  • Nadie le llama para ir a fiestas o jugar con él, se siente muy triste.

Esto pasa a menudo a algunos niños. Al principio, lo primero que puede asaltar a los padres es la tristeza y la inseguridad. Aquí, nos gustaría ir por partes:

  1. ¿Tiene algún amigo con el que normalmente salga a jugar y se divierta? ¿Un mejor amigo? ¿O alguien con el que establezca relación y no se sienta mal jugando con esa persona? Si es así, proponer hacer actividades como contar historias, hacer manualidades de objetos de Halloween, hacer alimentos de Halloween, que él o ella lleve la voz cantante, es decir, que el proponga qué hacer, con el fin de darle responsabilidades.
  2. Si esto no es así, explorar el ir a un sitio diferente que no conozca, donde se celebre Halloween en familia. A día de hoy hay muchísimas opciones familiares para celebrar Halloween todos juntos, es por ello que se recomienda que cuando exista la opción de socializarse, que se le diga a su hijo o hija que proponga jugar a un juego que él/ella conozca y le pueda enseñar al resto. Al ser así, las reglas o las normas, dependerán de él y el grupo le posicionará en un rol de líder.
  3. Si os quedáis en casa, ver una película que aumente su autoestima. Existen muchísimas opciones: “El patito feo”, “El jorobado de Notre Damn”, etc., son películas que pueden ayudarnos a reflexionar sobre los personajes, podemos plantearles preguntas que nos ayuden a conversar sobre lo que ha sucedido del tipo: “¿Crees que ellos son malos?, ¡A que son muy especiales y van a tener muchos amigos!, ¿Tú crees que va a acabar bien?, ¿Te esperabas cómo ha acabado? Conversaciones que le permitan fomentar una reflexión constructiva a lo que le está pasando, él/ella tiene que aprender a utilizar sus propias herramientas.
  4. Explorar actividades que le hagan conocer a nuevos amigos. ¿Jugar al fútbol o quizás ir a baile? Que sean actividades que él elija a partir de las opciones que le planteéis en un grupo diferente al habitual, es decir buscar actividades extraescolares fuera del entorno del propio colegio.

 

  • Le estoy planeando una fiesta pero no sé por dónde empezar ¿Qué hago para no asustar a los niños?

Planear, como padres, una fiesta para su hijo/hija es un trabajo, a veces, complicado, es por eso que desde Terapia Ocupacional recomendamos que se tenga en cuenta la decisión del protagonista de la fiesta. Es una manera de trabajar los límites que hay que tener para llevarla a cabo, la empatía en base a lo que pueden gustarle a sus amigos, los juegos que pueden llevarse a cabo con cosas de Halloween, etc. Si hay alguna duda sobre cómo planificarlo con tus hijos ir a la pregunta anterior de cómo planificarla.

  • Se pone muy nervioso cuando viene gente, se mueve mucho y a veces tiene un contacto social muy brusco. ¿Qué hago?

Dar pautas de relajación es esencial, si no se conocen, puede ser un buen momento para acudir a un profesional de Terapia Ocupacional o de Psicología Clínica Infantil aquí en la Clínica Universitaria Rey Juan Carlos, mientras tanto hay que saber las cosas que le pueden relajar. Un ejercicio que es bueno utilizar es presionar poco a poco, de forma firme y constante los brazos y los hombros del niño/niña, e ir contándole una historia: “sobre un niño especial que cuando sentía manos en sus brazos conseguía un súper poder con el que se podía comunicar con todo el mundo de una manera muy especial, entendiendo lo que quería decirle la gente para conseguir hacer el bien para todo el mundo. Le convertía en un súper héroe”, cuando se relaje poco a poco decirle que si siente que esos súper poderes. Esto es una manera de buscar que se regule él mismo, y así poder facilitar la comunicación con sus amigos.

Otra manera de trabajar es realizar actividades que no tenga que hablar, como el juego del pañuelo, dónde pueda desahogarse y finalmente relajarse. Se afianza el trabajo en equipo y se comunica indirectamente con el resto de sus amigos.

Si existen más problemas es recomendable acudir a un profesional.

  • Elige disfraces que no me parecen muy adecuados para su edad ¿Qué hago?

Preguntar al niño/niña es esencial. ¿Por qué quiere disfrazarse así? ¿No será mejor este otro disfraz? Darle un disfraz que sea más atractivo sobre lo que se diga de él, sin referirse al que no es adecuado a su edad. Por ejemplo, el niño/la niña quieren un disfraz que no es muy adecuado, se le plantea el disfraz de bruja o de Drácula y se le dice: “¿Tú sabías que el disfraz de bruja es el mejor porque le gusta a todo el mundo y además lleva una escoba que puede volar? ¿Tú sabías que el disfraz de Drácula es el mejor porque podía volar con su capa? No todos los disfraces tienen escoba así que como a mí también me gusta (padre/madre) yo me voy a comprar una que seguro que hoy salgo volando de aquí, ¿te lo quieres comprar conmigo?” Son diferentes cosas las que se están trabajando, pero es verdad que es una manera de observar si realiza razonamientos adecuados, y si tiene dificultad para verse a sí mismo y adelantar consecuencias sobre lo que va a provocar si lleva un disfraz u otro. ¡También hay que ver si no queremos que lleve un disfraz porque no nos gusta y no porque no sea adecuado para su edad!

  • Mi hijo celiaco, alérgico/intolerante a la lactosa, etc., ¿Me tengo que preocupar?

La mayoría de las chucherías, pasteles, y dulces que se utilizan en esta fiesta, llevan lactosa y gluten. No todo el mundo está lo suficientemente concienciado para ofrecer un truco o trato “free gluten”. Para permitirle participar en la recolecta de caramelos debemos tomar algunas precauciones. Es una oportunidad genial para realizar un pacto con tu hijo/hija, ya que puedes decirle que quien más caramelos consiga y gane tendrá un premio que no olvidará jamás, pero que para eso tiene que traer los regalos a casa para que los contabilice con el resto de sus amigos. Si consigue más o no, no es la importancia, sino el premio: “Caramelos sin lactosa o caramelos sin gluten” que sean más bonitos, y atractivos. Es una manera de que controle el querer tomarse una chuche por un premio mucho más grande que la satisfacción de tomarse una chuche inmediatamente cunado se la dan.

De todas formas si no existiese una seguridad sobre la responsabilidad o el control que puede tomar su hijo, o es muy impulsivo, es recomendable que llame al servicio de Terapia Ocupacional, porque puede ser un síntoma de alarma a partir de los 6-8 años. Se recomienda en este caso acompañarle.

Si existiesen más dudas sobre lo que hemos tratado, y queréis que esto tenga un resultado mejor, y que su hijo/hija tenga más facilidades ante circunstancias parecidas a la fiesta de Halloween no dude en acudir al  Área de Terapia Ocupacional de la Clínica Universitaria Rey Juan Carlos. ¡Qué Halloween no sea un obstáculo! ¡Feliz HallTOween!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s