Día de la Terapia Ocupacional

Hoy, 27 de octubre, es el DÍA MUNDIAL DE LA TERAPIA OCUPACIONAL, un día muy importante para nosotros, en el que queremos resaltar y difundir de manera especial, la labor de nuestros terapeutas ocupacionales.

El terapeuta ocupacional es el profesional socio-sanitario que, a través de su trabajo, vela por lograr el mayor grado de independencia de la persona tratada, ya sea en el ámbito personal o familiar como en el entorno social, laboral y escolar. Así, su actividad, está dirigida a todas aquellas personas con algún grado de discapacidad física, psíquica o social. Independientemente de la edad o el grado.

dsc_0324-22

Su labor, en muchas ocasiones, no es conocida por todas las personas, por eso desde Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos, os recomendamos que ante cualquier duda, os animeis a poneros en contacto con estos profesionales, que os atenderán y evaluarán la situación de manera rigurosa y os responderán a todas las preguntas que tengais.

Hoy, por ser su día, queremos compartir con todos vosotros, una carta que envió la mamá de Alejandra, una niña junto a la que trabajó la Doctora Nuria Máximo. Una carta, que nos hace sentirnos muy orgullosos de nuestro equipo y del trabajo que desempeñan. ¡Feliz día terapeutas ocupacionales, gracias por todo lo que aportais a nuestras vidas!

dsc_0257

Un día, ante la necesidad de salir de casa e intentar evadirme un poco de la presión que estaba pasando con mi hija de cinco años y medio fui a una charla en el colegio durante la semana cultural y conocí a Nuria Máximo, terapeuta ocupacional, y aunque en la charla no habló de casos como el de mi hija,  fue capaz de ver la angustia en mi cara y así nos pusimos en sus manos.

A Alejandra un eminente neurólogo le diagnóstico un TDH, o hiperactividad o como quiera que dependiendo de la moda de ese año se le llame, y nos propuso el tratamiento con la famosa “pastilla”. Yo como madre me negaba a medicar a una niña de seis años, así que decidimos probar con Nuria y con su equipo, para tener una segunda opinión.

Llegamos a ella con un diagnóstico bastante dudoso, para mí como madre incluso equivocado y sin ningún criterio, puesto que los test que nos hacía el neurólogo, me los hacía a mí en lugar de a la niña. Nosotros no habíamos oído hablar nunca de la terapia ocupacional pero confiamos en vosotros y empezasteis a trabajar con Alejandra.

Empezasteis por observarla y hacerla muchos test en forma de fichas y juegos llegando a la conclusión de que no es una niña hiperactiva con déficit de atención, sino que su sistema de coordinación oculo-manual sufría una inmadurez. Esta circunstancia junto con los problemas de sueño que acarreaba desde su nacimiento, problemas que venían derivados de tener los depósitos de ferritina vacíos, la hacía estar durante todo el día en un estado de inquietud que, tanto en casa como en el colegio, la hizo entrar en un bucle que ni los profesores ni nosotros éramos capaces de gestionar y no encontrábamos forma de ayudarla. Así que formamos un equipo que ha funcionado a la perfección: Alejandra; nosotros, sus padres; los profesores y el gabinete psicológico del colegio; la terapeuta ocupacional y la psicóloga: Nuria y Cecilia.

Gracias a muchos ejercicios dirigidos, muchas pautas de control y sobre todo mucho trabajo en consulta que nosotros no veíamos, Alejandra ha pasado de ser una niña con fracaso escolar asegurado y de difícil control, a ser una niña que ya casi no necesita ayuda en el cole y su media es de notable. En segundo de primaria y a nivel personal ha vivido su tiempo de tratamiento de forma feliz siendo un día especial cada día que tenía consulta con ‘sus amigas’… Y eso es gracias a todo el amor que recibía de sus terapeutas Nuria y Cecilia y a un subidón de autoestima que ellas le provocaron.

Resumiendo, para nosotros la palabra TERAPIA OCUPACIONAL es muy larga y difícil y preferimos llamarlas ‘los ángeles de la guarda’ que han salvado a mi niña y a nosotros, sus padres.

Gracias siempre y espero que esta charla anime a la gente con problemas similares a conoceros y no conformarse con medicar a niños tan pequeños para mantenerlos tranquilitos y que no den la lata y sobre todo dejen de ser ellos mismos sin necesitarlo.
Alejandra, Lola y Oscar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s