¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

Área de Psicología de la Clínica Universitaria de la URJC

Actualmente oímos hablar mucho de la ansiedad, pero… ¿sabemos realmente qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural e innata que tiene nuestro organismo para avisarnos de una amenaza, nos pone en alerta para reaccionar y salvarnos de ese peligro.

Es un fenómeno que experimentamos todas las personas y, en condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación a nuestro entorno. El objetivo de la ansiedad es movilizar al cuerpo ante situaciones amenazantes o preocupantes, con el fin de que pongamos en marcha las estrategias necesarias para evitar este riesgo, asumirlo o afrontarlo de manera adecuada.

Podríamos decir que la ansiedad es una respuesta al peligro o amenaza, con el propósito de protegernos, pero siempre que esta respuesta sea proporcionada a aquello que la desencadena. Así, la ansiedad inmediata o a corto plazo (llamada respuesta de lucha-huida) se dirige a combatir el peligro o escapar de él con la intención de salvaguardar nuestra vida. Para nuestros antepasados, era vital que cuando se enfrentaban a algún peligro, ocurriera una respuesta automática (aumentar el latido cardiaco, aumentar la respiración, la tensión en los músculos, etc.) que les hiciera realizar una acción inmediata (atacar o huir) para salvarse.

Hoy en día, la ansiedad también es un mecanismo necesario, es lo que se llama ansiedad adaptativa. Esta ansiedad nos sirve para acordarnos de mirar a un lado y a otro antes de cruzar la calle. Si al cruzar la calle un coche acelera tocando la bocina, experimentar ansiedad (aumento del latido cardiaco o  de la respiración)  que nos haga reaccionar y huir del peligro, hace que podamos protegernos de ser atropellados.

En conclusión, la ansiedad es una respuesta que siempre se va a producir en nosotros, ya que desde nuestros antepasados ha permitido al ser humano adaptarse a su medio.  

El problema surge cuando mi cuerpo responde con la misma intensidad a pesar de no haber una amenaza (presentarse a un examen, estar tecleando mi ordenador en el trabajo, estando en casa solo, viajando) o si la hay, no está justificada con la intensidad del peligro.

Cuando la ansiedad supera unos límites, se convierte en un problema de salud,  generando malestar e interfiriendo en las actividades de la vida cotidiana; familiares, sociales, laborales o intelectuales.

¿Qué está pasando ahí? ¿Por qué mi cuerpo está reaccionando así?

 ¿Qué síntomas tiene la ansiedad?

No todas las personas tenemos los mismos síntomas, ni con la misma intensidad. Algunas personas reaccionamos con más síntomas cardiacos, otros con mayor aumento de la respiración, mostrando una alerta y vigilancia excesiva, otros mostramos mayor tensión y rigidez muscular.

Algunas reacciones de ansiedad a las que prestar atención, son:

Síntomas físicos: taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, sudoración, molestias digestivas, nauseas, vómitos, tensión y rigidez muscular, sensación de mareo e inestabilidad. Si la activación física es muy alta pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

Síntomas psicológicos: inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza, temor a perder el control, dificultades de atención, concentración y memoria.

Síntomas conductuales: estado de alerta y de vigilancia muy alta, impulsividad, dificultad para estarse quieto.

Síntomas  sociales: irritabilidad, dificultades para iniciar o seguir una conversación, o verborrea en otros casos, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar tu opinión, temor excesivo a posibles conflictos, evitar situaciones sociales cotidianas.

 ¿Cuándo consultar a un especialista?

Cuando la ansiedad nos invade con una reacción desproporcionada a la situación que está sucediendo, podemos aprender técnicas para reducirla y conseguir que baje a un nivel más saludable. En el momento que esa reacción interfiera en tu vida cotidiana, en tu trabajo, en tus relaciones familiares y sociales, en tu disfrute y bienestar diario, sería adecuado que buscaras ayuda psicológica para aprender a afrontar los síntomas de ansiedad sin que entorpezcan el día a día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s